Justicia vs Injusticia, una obra literaria que ofrecerá a sus lectores, la oportunidad de pasearse por una parte de la historia de la justicia en Ecuador, remontándose a épocas pasadas.

También se resaltan hechos ciertos y viejas costumbres que han dado lugar al nacimiento de normas del comportamiento humano, hacia un avance social, cultural, educativo y político. Aquí brilla tanto lo injusto, como lo justo, de los que tenían mucho, y los que no tenían nada, no por que ellos no lo quisieran, sino porque el sistema y la ley les prohibía, ya que eran considerados nada; sin embargo, ningún hijo de Dios muere boca abajo.

Aquí aparecen seres valientes, generosos, justicieros, que buscan hacer valer los derechos, en cualquier lugar, aunque no sea su lugar de origen, pero aportan para remediar en algo las aberraciones del sistema, como el joven Moncho, gallardo, inclaudicable, que junto con los hombres y mujeres de la comuna Taina, después de espectaculares batallas terminan con las bandas de maleantes, creadas por las mismas autoridades del sector, para almacenar dinero, a base de la pobreza de muchos.

Pero no hay que desmerecer la tenacidad del justiciero, un joven conocido como el Rey, cuya frialdad y templanza de acero, lo hacen más extraordinario, el mismo que es valorado por los campesinos, como su único líder, capaz de cambiar la angustia y el dolor de ellos, por la alegría y el bienestar, porque es su protector. Hombre insensible, que únicamente la palabra del creador, fue suficiente para transformarlo en un ser bondadoso, y llegar a reconocer que la fe y la esperanza en el ser humano nunca se pierde, transformándose en un hombre desesperado por conocer más y más la palabra de Dios, y llegar a compartirla. Todo por las enseñanzas de la tía María, una noble anciana, que en compañía de sus hermosas sobrinas, en momentos, que el Rey se debatía entre la vida y la muerte, mediante las oraciones, le imparten las escrituras del creador, para luego llegar a ser un hombre espiritual.

“Justicia vs Injusticia”, representa una clase magistral, de esas dos realidades trascendentales en que el mundo se desenvuelve, pero permite conocer hechos, bajo una perspectiva lógica, secuencial, analítica, profesional y espiritual; manteniendo en todo momento la capacidad de expectativa, la cual, a su vez, es un requisito obligatorio en esta clase de obra literaria.

Esta obra, fácilmente puede convertirse en una novela televisiva o ser llevada a la pantalla cinematográfica, por cuanto, su contenido inspira un legado de vida que sería capaz de transformar vidas.

Da una ojeada a la muestra del libro